Created by potrace 1.15, written by Peter Selinger 2001-2017 Soluciones Personalizadas 10 años de experiencia
Siempre el mejor servicio

Contáctenos
Tel: (318) 2862150
Tel: (318) 2862154
Email: comercial@itexperts.com.co

Dirección:
Carrera 7 # 17 - 01, Oficina 403. Bogotá - Colombia

La firma de seguridad informática Kaspersky Lab asegura que sus detenciones por robo de contraseñas han aumentado un 60% en lo corrido del año. Aquí algunas recomendaciones para no caer en las trampas de los ciberdelincuentes.

El uso de los denominados ‘troyanos ladrones’, una especie de malware empleado para recopilar los datos digitales de las personas, ha experimentado un aumento significativo en 2019.

El anterior panorama es el reporte que entrega la compañía de seguridad informática Kaspersky Lab, al indicar que sus sistemas de protección han detectado un incremento del 60% en los ataques que tienen como objetivo quedarse con la contraseña de sus víctimas.

En lo corrido del año, esta empresa rusa calcula que la cifra de los usuarios afectados supera los 940.000, número superior al consolidado durante el mismo periodo de tiempo del año anterior, cuando se contaban cerca de 600.000.

“El Software de Robo de Contraseñas (PSW, por sus siglas en inglés) es una de las principales armas que los ciberdelincuentes utilizan para sabotear la privacidad de los usuarios. Este tipo de software malicioso toma datos directamente de los navegadores web de los usuarios utilizando varios métodos. A menudo este tipo de información es delicada e incluye los datos de acceso a cuentas en línea, así como información financiera, como contraseñas, datos de rellenado automático y detalles de tarjetas de pago guardados”, alerta la compañía.

Declaraciones como la anterior muestran que los ciberdelincuentes no solo están al tanto de robar las contraseñas de sus víctimas, sino que también de datos sensibles que pueden comprometer la privacidad de los usuarios e incluso sus cuentas bancarias.

“Algunas familias de este tipo de malware están diseñadas para robar cookies del navegador, archivos de usuario de una ubicación específica (por ejemplo, el escritorio), así como archivos de aplicaciones, como los servicios de mensajería”, agrega Kaspersky.

Dentro de los países más afectados por esta situación se encuentran los europeos y asiáticos. En el caso de América, Brasil y Estados Unidos son los principales blancos.
Recomendaciones

No es la primera vez que en El Espectador se aborda el tema de las contraseñas seguras. El pasado mes de marzo tocamos el tema explicando que las contraseñas de ocho caracteres, esas que actualmente se consideran ‘seguras’, ya están mandadas a recoger.

Resulta que el procesamiento de los computadores está creciendo y ya existen máquinas que pueden descifrar cualquier contraseña de ocho caracteres en tan solo dos horas y media.

Es por lo anterior que una de las principales recomendaciones es hacer contraseñas de por lo menos 25 caracteres, que no se repitan en distintas cuentas y que no contengan información personal. Lo anterior dificulta significativamente el trabajo de un ciberdelincuente.

Pero siendo sinceros, manejar contraseñas de tal longitud es un acto casi que imposible para nuestra actualidad digital, ya que el hecho de que una persona acceda a por lo menos cinco servicios digitales (tres redes sociales, un correo electrónico y un servicio de entretenimiento como Netflix) implica recordar cinco contraseñas de más de 25 caracteres y cada una diferente a la otra.

Es por eso que otra de las recomendaciones es acceder a bancos de contraseñas que generan sus propias contraseñas y que ayudan a administrarlas. Ejemplo de lo anterior es la función ‘Password’ que hay en los teléfonos iPhone. En el mercado existe gran variedad para Android y gratuitos. Solo cerciórese que lo provea una compañía de confianza y que goze de buena reputación entre sus usuarios.

Kaspersky, por su parte, invita a que las personas no compartan sus contraseñas o información personal, ya que esto podría hacerlos vulnerables al malware.

También se recomienda la instalación de un antimalware capaz de detectar estas amenazas e incluso crear escudos para que estas no tengan efecto, como por ejemplo la opción ‘Protect Browser’ que activa Kaspersky cuando alguien intenta acceder a su banco. Lo que hace es abrir una ventana nueva totalmente cifrada que hace imposible que un tercero pueda ver lo que escribe el usuario de la banca.

Fuente:https://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/spot-gen-3-el-dispositivo-que-me-salvo-de-los-piratas-del-amazonas-395092